Socios Fundadores | Vicisitudes de un señorito
socios, fundadores, editorial, independiente
21867
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-21867,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.4,popup-menu-fade,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default

Vicisitudes de un señorito

Vicisitudes de un señorito

El protagonista tiene los elementos de la épica: la mezcla de desorganización y valentía, de torpeza y milagro. El estudio de la dilación y el fraseo ocasionalmente dilecto no ocultan que este es el libro de un devoto de lo nuevo, que por amor a la invención caminaría con los tobillos quebrados. Lo ayudan en su cruzada (hecha de luchas fugaces y puramente mentales, de las más difíciles) los sentimientos de amistad y un engolamiento apocado, curtido en la ciudad.

Claudio Iglesias

Este libro es buenísimo porque propone una escritura clásica para el futuro. En el momento opaco de su lectura se vuelve indistinto de la realidad. En el momento justo, cuando se encuentra su secreto claro, se parece al pordetras de una biografía. Es un libro que ayuda a pensar con imágenes. Facundo tiene una escritura extravagante, honda y precisa. Se ríe de la literatura romántica para defenderla y pegarle la vuelta. Cada relato pone de manifiesto lo que sabe el que camina, porque aprende de la amistad, del alimento, de las señales aburridas del capitalismo y de tantas otras vicisitudes que solo se dan cuando las cosas de la vida se cruzan con la sensibilidad de Facundo, que deja registro. De la energía de estos textos parte la relación ejemplar e imperfecta entre el arte y la vanidad. Lo demás es la novela pura de un mundo chato que elige ni mirar.

Juan Laxagueborde

FACUNDO RENÉ TORRES

Facundo René Torres nació en Buenos Aires en 1989. Hizo la primaria y secundaria en un colegio de monjas ubicado en Las Heras y Scalabrini Ortiz. Luego no supo qué hacer con su vida y entonces estudió derecho y se recibió de abogado en una universidad privada. Al cabo de esos años depletos de sentido comenzó a leer y a tomar clases de actuación. Allí encontró por primera vez algo. Más tarde, durante una de las frecuentes crisis, empezó talleres de escritura y solo entonces comenzó a escribir. A partir de ese momento su vida se dinamizó favorablemente y, sin perjuicio de un temperamento melancólico, pudo aferrarse no sin desesperación a algunos efectos del presente. En 2020 fundó con amigxs El Vómito, un lugar destinado a las artes y el derroche.

NARRATIVA

Año

2021

52 páginas

Diseño

Magdalena Testoni

Arte de tapa

Santiago Villanueva

ISBN

978-987-88-1459-9